La agricultura inteligente representa la aplicación de las tecnologías modernas de información y comunicación (ICT) en la agricultura, lo que podría llamarse una “Tercera revolución verde”.

La agricultura inteligente tiene un potencial real para ofrecer una producción agrícola más productiva y sostenible, basada en una producción más precisa y un enfoque de uso eficiente de los recursos. Sin embargo, mientras en EE. UU. Posiblemente hasta el 80% de los agricultores usan SFT, en Europa no es más del 24%.

Desde el punto de vista del agricultor, La Agricultura Inteligente (Smart Farming), debería proporcionar al agricultor un valor agregado en forma de una mejor toma de decisiones o operaciones y gestión de explotación más eficientes. En este sentido, la agricultura inteligente está estrechamente relacionada con tres campos tecnológicos interconectados abordados por Smart AKIS Network:

  • Sistemas de información de gestión: sistemas planificados para recopilar, procesar, almacenar y difundir datos en la forma necesaria para llevar a cabo las operaciones y funciones de una granja.
  • Agricultura de precisión: gestión de la variabilidad espacial y temporal para mejorar los rendimientos económicos tras el uso de insumos y reducir el impacto ambiental. Incluye los sistemas de soporte de decisiones (DSS) para la gestión de toda la granja con el objetivo de optimizar el rendimiento de las entradas mientras se preservan los recursos, habilitados por el uso generalizado de GPS, GNSS, imágenes aéreas por drones y la última generación de imágenes hiperespectrales proporcionadas por los satélites Sentinel, permitiendo la creación de mapas de la variabilidad espacial de tantas variables como puedan medirse (por ejemplo, rendimiento del cultivo, características del terreno / topografía, contenido de materia orgánica, niveles de humedad, niveles de nitrógeno, etc.).
  • Automatización agrícola y robótica: el proceso de aplicado de  técnicas de robótica, control automático e inteligencia artificial en todos los niveles de producción agrícola, incluidos farmbots y farmdrones.

Las aplicaciones de Agricultura Inteligente no solo se dirigen a explotaciones agrícolas convencionales grandes, sino que también podrían ser nuevas palancas para impulsar otras tendencias comunes o crecientes en las explotaciones agrícolas, como la agricultura familiar (espacios pequeños o complejos, cultivos específicos y / o ganado, preservación de cultivos elevados de calidad o variedades particulares, …), agricultura orgánica, y mejorar una muy respetada y transparente agricultura de acuerdo con el consumidor europeo, la sociedad y la conciencia del mercado. La agricultura inteligente también puede proporcionar grandes beneficios en términos de problemas ambientales, por ejemplo, a través del uso más eficiente del agua o la optimización de tratamientos e insumos.