Los requisitos de procesamiento de información siempre aumentan y serán aún mayores con la llegada de IoT.

Una parte importante de este procesamiento migrará a la nube, pero los servicios críticos aún se procesarán internamente en las empresas.

La ciberseguridad es una preocupación principal y debe implementarse en los niveles de TI (Tecnología de la información) y OT (Tecnología operativa).